Municipalidad de Santa Ana se posiciona en el primer lugar a nivel nacional
22/10/2014 – 12:45 pm | No Comment

Municipalidad de Santa Ana se posiciona en el primer lugar a nivel nacional Este dato lo revela el ranking de la Contraloría que tiene como fin evaluar la funcionalidad y la forma de trabajar de los MAS ....

Read the full story »
CULTURA

DEPORTES

INTERNACIONALES

SALUD

Home » ESTAMPA SANTANEÑA

Un cuento triste sobre…NUESTRO SEGUNDO HIMNO NACIONAL

Submitted by ale on 04/10/2009 – 10:28 pmNo Comment

Por Q.R.

image021

- Abuelito, ¿qué es un mito?

- Pues, muchacho, hay varias acepciones que definen esa palabra. Una tiene que ver con seres fabulosos y su relación con los humanos, con idealizaciones que adquieren credibilidad, con sentimientos que estimulan a la gente, a la colectividad… Pero ¿a qué viene la pregunta?

- Es que cuando salí de la escuela, ahora para la celebración del 15 de setiembre, escuché a un padre de familia decirle a su hijo que la Patriótica Costarricense es un mito.

- En verdad que ese señor no anda muy lejos de la realidad, aunque me parece que se trata de un inocente plagio de algún costarricense que conoció, allá por los años medianeros del siglo diecinueve, la letra del poema original. No se conoce quién modificó aquí esa letra y mucho menos quién compuso su  música que nos conmueve tanto al escucharla. Cuando me interesé en este tema, no logré encontrar una versión de la letra de este segundo himno nacional que diera su autoría.

- ¡Cómo es posible!, abuelito, se trata de unos versos y una música que todos los costarricenses llevamos en el corazón… se escucha más que el mismo himno nacional…

- Yo también lo siento así. Sin embargo, compatriotas que se interesaron en el tema lograron establecer, con total certeza, el origen de la letra que hoy conmueve hasta a los más indiferentes en su fibra patriótica.

- ¿Por qué su autor? Con solo mencionar el nombre del costarricense es suficiente…

- No, no fue ningún tico. Pero tampoco quedó noción fidedigna, como te dije, de la persona que introdujo la letra en nuestro país en los primeros años del primer gobierno don Juan Rafael Mora, 1850 ó 51.

- ¿Cómo que introdujo la letra?

- Su origen es cubano y el poeta autor de la letra, Pedro Santacilia, fue un patriota que luchó por la libertad de su pueblo del dominio español, igual que lo hiciera también su gran compatriota, héroe y  también poeta José Martí, Santacilia sufrió en su país persecución, cárcel y exilio en México, donde se relacionó con Benito Juárez, el también gran patriota mexicano que dirigió la lucha independentista de su país contra los franceses y contra Maximiliano, el imperialista. Aquella relación lo llevó, inclusive, a formar parte de la familia de don Benito al desposarse con una de sus hijas. No regresaría más a su patria.

- Fue en México, abuelito, donde escribió la letra…

- No, muchachito, lo hizo estando en la cárcel en su país como perseguido político. Se dice que la  escribió en una de las paredes de su celda anotándole como título “A Cuba”.  De la música, que es sencillamente una inspiración cuajada de sentimiento que se fusiona sólidamente con la letra, no he llegado a saber nada sobre su autoría.

Todas las publicaciones, incluyendo la de la recopilación de don José Daniel Zúñiga Zeledón, Lo que se canta en Costa Rica, no mencionan los autores de la letra y la música.

- Me quedo perplejo, abuelo. Siento un amargo sabor muy adentro.

- Es el mismo que siento yo desde que me enteré de esta situación. Sacá, muchacho, tu conclusión comparando la letra de la Patriótica, que te la sabés mejor que yo, con el poema de Pedro Santacilia:

A Cuba

Cuba, Cuba mi patria querida,
vergel bello de aromas y flores,
cuyo cielo de puros colores
densa bruma jamás ocultó.

Yo a las sombras nací de tus palmas;
tus sabanas corrí siendo niño,
y por eso mi eterno cariño
adorarte por siempre juró.

Yo no envidio los goces de Europa,
las grandezas tampoco que encierra,
que es más bella mil veces mi tierra
con sus brisas, sus palmas, su sol.

Con su sol que el invierno respeta
sin que pueda su mano de hielo
la verdura borrar conque el cielo
nuestros vírgenes campos vistió.

Nunca helada se vio, Cuba hermosa,
en tu suelo la limpia corriente,
ni del ábrego el soplo inclemente
agostó de tus prados la flor.

Los cafetos cuajados de frutos
cubren siempre tus altas montañas
y en los llanos dulcísimas cañas
miel nos brindan de rico sabor.

En tus bosques jamás, patria mía,
el rugido se oyó de la fiera
que sedienta de sangre corriera
de la víctima mísera en pos.

Aquí solo se escucha en el campo
el arrullo de tierna tojosa
y la voz apacible, armoniosa,
del sinsonte que canta su amor.

No en tus valles las pardas almenas
se descubren de viejo castillo
que recuerden al pueblo sencillo
los horrores de tiempo feudal.

Allí solo la ceiba coposa
alza bella la frente altanera
y a su lado la verde palmera
que hace suave sus pencas sonar.

Cuba, Cuba, mi patria querida,
vergel bello de aromas y flores,
cuyo cielo de puros colores
densa bruma jamás ocultó.

Yo en tu suelo nací venturoso,
tú abrigaste mi cándida infancia
y por eso mi eterna constancia
adorarte por siempre juró.